Nuevas recetas

Las bibliotecas públicas de semillas crecen en todo el país

Las bibliotecas públicas de semillas crecen en todo el país



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Un nuevo tipo de biblioteca está ganando popularidad en las comunidades

Las bibliotecas de todo el país están prestando algo más que libros. De acuerdo a Granjero moderno, un nuevo tipo de biblioteca pública está prestando semillas.

Lo que comenzó como una pequeña tendencia ahora ha crecido a más de 90 bibliotecas de semillas en el país, muchas de las cuales son públicas. Rebecca Newburn estima que su biblioteca de semillas, Biblioteca de préstamos de semillas de Richmond Grows en California como uno de los primeros en el país y uno de los primeros en salir a bolsa en 2010.

Mientras que las bibliotecas normales prestan libros a los miembros de forma gratuita, las bibliotecas de semillas prestan semillas de forma gratuita y los miembros las utilizan para plantar y cuidar sus cultivos. En lugar de regresar a la biblioteca con frutas y verduras, los miembros regresan con algunas semillas de la cosecha. Estas semillas están disponibles para que los miembros las planten la próxima temporada.

Si bien no había muchos recursos cuando Newburn comenzó su biblioteca, ella ayudó a construir la comunidad de bibliotecas de semillas. Ella ha ayudado a desarrollar el Red social de la biblioteca de semillas y proporciona información sobre la biblioteca sitio web sobre cómo iniciar una biblioteca de semillas.


Semillas y jardinería: Colección de semillas de la biblioteca central

La Colección de Semillas es un proyecto conjunto de la Biblioteca Pública de Austin y Central Texas Seed Savers, un grupo de base de ahorradores de semillas, jardineros, horticultores y activistas sociales que se unieron en torno a la idea de establecer un depósito y un sistema de intercambio de semillas de la raza terrestre. reliquia, variedades nativas y adaptadas localmente de frutas y verduras y otras plantas útiles en la región central de Texas. The Seed Collection se encuentra en el clásico gabinete de catálogo de tarjetas en el sexto piso de la Biblioteca Central de Austin. Todo el mundo es bienvenido a & quot; retirar & quot y & quot; devolver & quot semillas de la colección.
Para solicitar la recolección de semillas en la acera de la Biblioteca Central, envíe un correo electrónico con su nombre y su elección de hasta cuatro paquetes de semillas de nuestro Inventario de la colección para preguntarle a un bibliotecario. Las donaciones de semillas se aceptan dentro de la Biblioteca Central o en el depósito de libros de la Biblioteca Central en sobres completamente sellados u otros empaques, etiquetados con el nombre y la fecha de la semilla.


Una receta para leer: alfabetización culinaria en su biblioteca

Pocas cosas unen a las personas como una buena comida. Únase a nosotros para escuchar cómo dos bibliotecas establecieron programas de alfabetización culinaria para sus comunidades y obtenga consejos para establecer un programa similar en su comunidad.

En esta sesión, el Centro de Alfabetización Culinaria de la Biblioteca Gratuita de Filadelfia compartirá su trabajo durante los últimos cinco años utilizando la comida y la cocina como contexto para el aprendizaje en las bibliotecas del vecindario de Filadelfia. Con algunos utensilios básicos y electrodomésticos de encimera, puede crear su propio aula de cocina móvil.

Inspirados por el trabajo del Centro de Alfabetización Culinaria de la Biblioteca Gratuita de Filadelfia, el personal y los socios comunitarios del Sistema de Bibliotecas Regionales de Athens dirigen una variedad de clases y eventos para los usuarios: de una serie en la que los estudiantes aprenden habilidades básicas de cocina mientras practican inglés como segundo idioma. , a eventos familiares en los que los niños y sus padres recrean alimentos ficticios a partir de libros ilustrados. Los chefs locales han utilizado el equipo para demostrar sus creaciones exclusivas e incluso han ayudado a los clientes con necesidades especiales a ser más independientes en la cocina.

Traiga su apetito por aprender y únase a la Directora del Centro de Alfabetización Culinaria de la Biblioteca Gratuita de Filadelfia, Liz Fitzgerald, Directora Ejecutiva del Sistema de Bibliotecas Regionales de Atenas, Valerie Bell, Gerente de Sucursal Austin Jenkins, y la Especialista en Niños Tracy Guillorn, mientras lo guían a través de los conceptos básicos de la creación de un programa de alfabetización culinaria en su Biblioteca.

Al finalizar esta sesión, los participantes:

  • Comprender y ser capaz de definir "alfabetización culinaria", un enfoque para conectar las artes culinarias con las iniciativas de alfabetización y la programación de la biblioteca.
  • Obtenga ideas para incorporar un aula de cocina móvil en el desarrollo de programas de biblioteca atractivos para usuarios de todas las edades y habilidades.

Recursos

Valerie Bell es el director ejecutivo del Sistema de Bibliotecas Regionales de Athens de cinco condados, con sede en Athens, Georgia. Bell se unió al sistema de bibliotecas en 2015 después de 28 años con Ocean County Library en Toms River, Nueva Jersey. Bajo el liderazgo de Bell, el Sistema de Bibliotecas Regional de Atenas ha formado muchas asociaciones comunitarias y ha recibido múltiples subvenciones, incluida una subvención de Catalizador Comunitario de dos años por parte del Instituto de Servicios de Museos y Bibliotecas para convertirse en una biblioteca informada sobre el trauma en asociación con la Universidad de Georgia School of Social Work y una subvención American Dream Literacy de la American Library Association y la Dollar General Literacy Foundation, que ayudó a establecer el programa de alfabetización culinaria del sistema de bibliotecas. Athens Regional Library System fue nombrada Biblioteca Pública del Año de Georgia en 2017.

Tracy Guillorn es el especialista en niños de la Biblioteca Pública de Royston en Georgia. La parte favorita de Guillorn de su trabajo es programar y hacer que los niños desarrollen un amor de por vida por la biblioteca y la alfabetización. Desde que comenzó como especialista en niños en 2018, el número de asistencia al programa se ha triplicado y más familias se han convertido en patrocinadores y partidarios habituales de todos los programas. Cuando no está en la biblioteca, le gusta pasar tiempo con su familia y participar en su comunidad.

Austin Jenkins es el gerente de la sucursal de la biblioteca del condado de Oglethorpe en Georgia. Jenkins fue seleccionada recientemente para participar en la cuarta cohorte de la Asociación de Servicios Bibliotecarios para Adultos Jóvenes (YALSA) y el proyecto conjunto de la Asociación de Bibliotecas Rurales y Pequeñas (ARSL) Future Ready with the Library. Anteriormente trabajó como especialista en servicios para niños y como especialista en servicios para adolescentes, así como también como administrador de la Biblioteca de Winterville.

Liz Fitzgerald es el director del Centro de Alfabetización Culinaria de la Biblioteca Gratuita de Filadelfia y del Centro de Idiomas y Aprendizaje. El Centro de Alfabetización Culinaria es el primer salón de clases de cocina en una biblioteca en la nación y sirve como modelo para bibliotecas e instituciones culturales de todo el mundo. Fitzgerald ha estado en Free Library durante once años y fue nombrado Mover & amp Shaker por Library Journal en 2016.


El complicado papel de la biblioteca pública moderna

Un cliente sin hogar, Allen Barkovich, se sienta en la sucursal de Woodmere de la biblioteca del distrito de Traverse Area en Michigan, 2013.

—AP Photo / Traverse City Record-Eagle, Keith King

No quedan muchos lugares verdaderamente públicos en Estados Unidos. La mayoría de nuestros espacios compartidos requieren dinero o cierto estatus social para acceder. Los centros comerciales existen para vender cosas a la gente. Los museos desalientan a los vagabundos. Las cafeterías esperan que los clientes compren una bebida o un refrigerio si quieren disfrutar del local.

La presidenta y directora ejecutiva de la biblioteca de Pratt, Heidi Daniel, lee a la hora del cuento.

El enfermero de la biblioteca del Departamento de Salud del Condado de Pima, Daniel López, toma la presión arterial de un indigente Jim Truitt en la Biblioteca Pública Principal del Condado de Pima Joel D. Valdez en Tucson, Arizona.

- © Biblioteca Pública del Condado de Pima

Sin embargo, un lugar permanece abierto para todos. La biblioteca pública no requiere nada de sus visitantes: sin compras, sin cuotas de membresía, sin código de vestimenta. Puedes quedarte todo el día y no tienes que comprar nada. No necesita dinero o una tarjeta de la biblioteca para acceder a una multitud de recursos en el sitio que incluyen libros, libros electrónicos y revistas, asistencia para buscar trabajo, estaciones de computadoras, Wi-Fi gratis y mucho más. Y la biblioteca nunca compartirá ni venderá sus datos personales.

En un país dividido por divisiones raciales, étnicas, políticas y socioeconómicas, las bibliotecas todavía dan la bienvenida a todos. “Somos espacios abiertos”, dice Susan Benton, presidenta y directora ejecutiva del Consejo de Bibliotecas Urbanas, cuyos miembros incluyen sistemas de bibliotecas públicas que prestan servicios a ciudades grandes y pequeñas en los Estados Unidos. "Ciertamente no podemos juzgar las características de nadie".

Ese compromiso con la inclusión, junto con una capacidad persistente para adaptarse a los tiempos cambiantes, ha mantenido a las bibliotecas públicas vitales en una era de políticas divisivas y cambios tecnológicos disruptivos. Pero también ha ejercido presión sobre ellos para que sean todo para todas las personas y para satisfacer una amplia gama de necesidades sociales sin los correspondientes grandes presupuestos. En estos días, un bibliotecario de la sucursal puede ejecutar la hora del cuento por la mañana, ayudar con un proyecto de investigación a la hora del almuerzo y, por la tarde, administrar ayuda médica para salvar vidas a un cliente que sufre una sobredosis en las instalaciones.

Si la idea de las bibliotecas como respuesta de primera línea en la crisis de los opioides suena descabellada, no busque más allá de la Biblioteca Pública de Denver. En febrero de 2017, un hombre de veinticinco años sufrió una sobredosis fatal en uno de sus baños. Eso llevó a la biblioteca a disponer de Narcan, un fármaco que se utiliza para contrarrestar las sobredosis de opioides. Otras bibliotecas, incluida la Biblioteca Pública de San Francisco, han seguido su ejemplo y han comenzado a almacenar el medicamento que salva vidas.

Tales intervenciones indican el papel ampliado que nuestras bibliotecas públicas desempeñan ahora en una red social que se deshilacha. Eric Klinenberg, un sociólogo de la Universidad de Nueva York, pasó un año haciendo investigación etnográfica en las sucursales de las bibliotecas de la ciudad de Nueva York para su último libro, Palacios para la gente: cómo la infraestructura social puede ayudar a combatir la desigualdad, la polarización y el declive de la vida cívica. Klinenberg tomó prestado el título de Andrew Carnegie, el industrial convertido en filántropo de la Edad Dorada que financió unas tres mil bibliotecas públicas, “palacios para la gente”, en los Estados Unidos y en el extranjero.

En una actualización de la idea de Carnegie, Klinenberg describe las bibliotecas públicas como "infraestructura social". Eso significa "los espacios físicos y las organizaciones que dan forma a la forma en que las personas interactúan", escribió en un artículo de opinión de 2018 en el New York Times. “Las bibliotecas no solo brindan acceso gratuito a libros y otros materiales culturales, también ofrecen cosas como compañía para adultos mayores, cuidado de niños de facto para padres ocupados, instrucción de idiomas para inmigrantes y espacios públicos acogedores para los pobres, las personas sin hogar y los jóvenes . "

El libro de Klinenberg es solo uno de una serie de homenajes recientes de alto perfil a las bibliotecas públicas de Estados Unidos. los Neoyorquino el libro más reciente de la escritora Susan Orlean, llamado simplemente El libro de la biblioteca, comienza con una canción de amor personal al sujeto antes de sumergirse en la rica y turbulenta historia de la Biblioteca Pública de Los Ángeles y su emblemático edificio en el centro de Los Ángeles.En 2014, el fotógrafo Robert Dawson publicó un ensayo fotográfico de un libro que documenta con amor la asombrosa variedad de las diecisiete mil bibliotecas públicas en los Estados Unidos, desde chozas de una habitación en los pueblos más pequeños hasta sucursales en centros comerciales e impresionantes palacios de libros de la era Carnegie en el centro de las ciudades. Y un documental de próxima aparición financiado por NEH, Gratis para todos: dentro de la biblioteca pública, da vida a algunas de las historias y personalidades que han dado forma a esta importante fuerza para el bien público.

Todos estos proyectos confirman cómo las bibliotecas han demostrado una y otra vez, a través de décadas de rápidos cambios y predicciones de obsolescencia, que siguen siendo esenciales para la vida de los estadounidenses. En una era de fenómenos meteorológicos extremos y otros desastres, se están volviendo aún más necesarios.

La periodista Deborah Fallows y su esposo, James Fallows, viajaron por todo el país para informar sobre su libro de 2018. Nuestras ciudades: un viaje de 100,000 millas al corazón de América, en el que las bibliotecas públicas juegan un papel protagónico. "En Ferguson, Missouri, la biblioteca pública permaneció abierta cuando las escuelas cerraron después de los disturbios, para ofrecer a los niños un lugar seguro e incluso clases impartidas por voluntarios", escribió Deborah Fallows en un despacho de mayo de 2019 para el atlántico. “Después de los huracanes en Houston, algunos sitios web de bibliotecas comenzaron a funcionar inmediatamente, anunciando que estaban abiertos al público. Después del huracán Sandy, algunas bibliotecas de Nueva Jersey se convirtieron en lugares de refugio. Y en la sucursal de Far Rockaway de la Biblioteca de Queens, que no tenía calefacción ni luz, los bibliotecarios se instalaron en el estacionamiento para continuar con las horas de cuentos para niños ".

Más allá de los libros

Hay límites a las responsabilidades cívicas que pueden asumir las bibliotecas públicas. "No somos la policía, no somos trabajadores sociales", dice Monique le Conge Ziesenhenne, directora del sistema de bibliotecas de la ciudad de Palo Alto en Silicon Valley y presidenta de la Asociación de Bibliotecas Públicas de 2018-19, una división de la Asociación Americana de Bibliotecas. "Proporcionamos un hilo importante para el bienestar y la salud de una comunidad".

En tiempos más tranquilos, los sistemas de bibliotecas públicas ofrecen una asombrosa variedad de programación que va mucho más allá del modelo de libros y cuentos que muchos de nosotros recordamos de nuestra niñez.

Ziesenhenne recita una lista de algunas de las ofertas de Palo Alto: una biblioteca de préstamo de semillas, tutoriales de elaboración casera, un club "Knack 4 Knitting", horas de cuentos bilingües, programas diseñados para ayudar a los inmigrantes a aprender cómo vivir en los Estados Unidos. Siguiendo una tendencia nacional, la biblioteca creó recientemente un espacio de creación con impresoras 3-D. En julio, una sucursal organizó un taller sobre cómo usar "aguas grises" desde el interior de una casa para mantener el paisajismo de plantas nativas en el jardín.

La lista sigue y sigue. Hay algo para casi todos en la biblioteca local, ya sea un padre que necesita apoyo en la alfabetización de su hijo en edad preescolar, un inmigrante que trabaja en habilidades lingüísticas o formas burocráticas, un fanático misterioso en busca de la última novela policíaca de un autor favorito o alguien personas sin hogar que necesitan asistencia con servicios sociales o acceso a una computadora e Internet.

O simplemente podría sacar un libro, como lo han hecho generaciones de usuarios de bibliotecas antes que usted. A medida que los programas extraliterarios y las ofertas digitales se han expandido, el códice no se ha desvanecido. "Todavía estamos muy ocupados con los materiales impresos básicos", dice Ziesenhenne. "En Silicon Valley, no es necesario esperar eso, pero es absolutamente cierto".

Sin embargo, estar ubicada en el epicentro rico de la revolución tecnológica no significa que la biblioteca tenga fondos inagotables. Como la mayoría de las bibliotecas, "nunca tenemos suficiente dinero para lo que queremos hacer", dice Ziesenhenne.

Incluso cuando la impresión prospera, los bibliotecarios públicos de todo el mundo pasan mucho tiempo luchando con el gran cambio digital y cómo adaptarse a él. En Palo Alto y en otros lugares, están viendo un aumento en el uso de contenido digital a medida que los usuarios se familiarizan con el uso de los medios de transmisión.

Para mantenerse al día con la tecnología cambiante y las expectativas de los usuarios, las bibliotecas públicas han invertido en más terminales de computadora y capacidad Wi-Fi. Han mejorado y ampliado las instalaciones para proporcionar más puntos de venta, salas de reuniones, espacios de estudio y asientos que los clientes pueden usar durante períodos prolongados de tiempo mientras aprovechan la conexión Wi-Fi gratuita.

Los espacios de coworking nuevos, más grandes y más luminosos tienen un gran uso entre los millennials, según Ziesenhenne. "Somos la economía colaborativa original, me gusta decir".

La explosión de información en línea no ha dejado de lado a los bibliotecarios. Solo los ha hecho más esenciales en un momento en que muy pocos de nosotros sabemos cómo distinguir las noticias reales de las falsas. "Hemos trabajado mucho para pensar en los medios y cómo se presenta la información y las formas en que podemos equipar a las personas en el futuro para buscar pistas en un sitio web", incluida la pregunta de la antigüedad del contenido y quién lo proporciona, dice Ziesenhenne.

Los bibliotecarios tienen la ventaja de hacerse oír a través del ruido y la confusión: junto con las enfermeras y los bomberos, se encuentran entre los pocos grupos e instituciones en los que los estadounidenses todavía confían, según Lee Rainie, director de
Investigación en Internet y tecnología en el Pew Research Center.

Desde 2011 hasta 2016, Pew realizó una serie de estudios en profundidad sobre bibliotecas públicas, trabajo financiado por la Fundación Bill & amp Melinda Gates. En esas encuestas, los investigadores encontraron que la confianza en los bibliotecarios seguía siendo alta debido a su probada capacidad para seleccionar y compartir conocimientos fiables. "Esa se ha convertido en una de las habilidades más valiosas en un mundo donde jugar con el ecosistema de la información es una realidad cotidiana", dice Rainie.

La investigación de la biblioteca de Pew generó otros hallazgos que llamaron la atención de los medios: los millennials crecieron amando las bibliotecas y continúan apoyándolas y utilizándolas, dice Rainie. Ahora que tienen sus propias familias, se han mantenido leales. Tener un hijo menor de seis años es el mayor predictor del uso de la biblioteca, Rainie agrega a los padres de niños pequeños como los programas familiares que administran las bibliotecas.

La investigación de Pew también encontró que las familias a menudo ven las bibliotecas como santuarios. “Eran zonas de paz, a veces, en vecindarios y comunidades donde eso era un bien preciado”, señala Rainie.


Farro: un grano antiguo y complicado que vale la pena averiguar

Farro es un tipo de grano con sabor a nuez y raíces milenarias.

Estaba listo para olvidarme de Farro. Esto fue hace un par de años cuando intenté por primera vez cocinar el sabroso grano que también cuenta con un antiguo pedigrí. Había probado el farro en restaurantes donde lo había disfrutado transformado en risottos e incorporado a ensaladas. Había llegado a adorar su terroso sabor a nuez y su satisfactoria masticación.

Pero después de pasar más de una hora hirviendo a fuego lento un lote de esta forma de trigo, terminé tirando todo el desastre a la basura. Al final resultó que, el tipo de farro que estaba usando era la variedad de grano entero. Tiene el mayor contenido de fibra y nutrientes como la vitamina B3 y el zinc, pero el farro entero también requiere remojo durante la noche, un paso que había olvidado tomar. Eso significaba que no importaba cuánto tiempo pasara frente a la estufa, era probable que terminara con granos duros que me rompieran los dientes.

Con el tiempo me enteré de la variedad semiperlada, o semiperlato en Italia, donde el farro se ha cultivado durante siglos, en el que se ha eliminado parte del salvado, lo que permite una cocción más rápida. Fue entonces cuando mi historia de amor con Farro tomó vuelo.

De hecho, con sus notas de anacardo y matices de canela, y con su satisfactorio masticable, el farro se ha convertido en mi grano favorito para platos que van desde ensaladas hasta cereales para el desayuno.

Cocine un poco de farro, póngalo en capas con frutas asadas y enriquezca con crema espesa o yogur, y tendrá un plato de brunch digno de desmayarse. O arroje un puñado en una olla de sopa de verduras donde imparte un mordisco al dente a los ingredientes tiernos de la sopa.

Sobre el Autor

El trabajo de Laura B. Weiss ha aparecido en numerosas publicaciones nacionales, incluyendo Los New York Times, Saveur, Viajes + Ocio, y en el sitio web de Food Network. Ella es colaboradora de Diseño de Interiores blog y fue editor del Guía de restaurantes de Zagat Long Island 2009-2011. Laura es la autora de Helado: una historia global. Siga a Laura en Twitter, @foodandthings.

Farro se originó en el Creciente Fértil, donde se ha encontrado en las tumbas de los reyes egipcios y se dice que alimentó a las legiones romanas. Los italianos han cenado farro durante siglos. Ahora, con el resurgimiento del interés por los cereales integrales, la popularidad de farro también está ganando en los EE. UU.

El creciente interés de los estadounidenses en el farro "se encendió con nuestra pasión por la comida italiana", dice Maria Speck, autora de Granos antiguos para comidas modernas: recetas mediterráneas de cereales integrales para cebada, farro, kamut, polenta, bayas de trigo y más, en una entrevista telefónica. Los chefs fueron los primeros en incorporar el grano a los platos. Ahora, los cocineros caseros también están descubriendo el farro, dice.

Aunque nos referimos a farro como si fuera un grano, en realidad son tres. Hay farro piccolo (einkorn), farro medio (emmer) y farro grande (deletreado). Emmer es lo que encontrará que se vende con mayor frecuencia en los EE. UU. Es un grano más duro que el einkorn y a menudo se confunde con la espelta, que es otro tipo de grano por completo. Luego están las etiquetas latinas de farro: einkorn, que es Triticum monococcum emmer, que es Triticum dicoccum y deletreado, que es Triticum spelta.

¿Todavía te da vueltas la cabeza?

También está la cuestión de si se debe elegir el farro entero, que retiene todos los nutrientes del grano semiperlado, en el que se ha eliminado la parte del salvado pero aún contiene algo de fibra o perlado, que tarda menos en cocinarse pero no tiene salvado al menos. todos.

Para colmo, comprar farro puede ser un poco enloquecedor. En mis tiendas de alimentos locales, la etiqueta a menudo dice simplemente "farro", por lo que a veces es difícil saber si está comprando el grano integral o una de las variedades perladas. (En un momento de rascarse la cabeza, me enfrenté en una tienda de especialidades italianas con carteles que mostraban la etiqueta "farro", pero un empaque que decía "perla deletreada").

"De hecho, hay mucha confusión sobre el farro", dice Cynthia Harriman, directora de estrategias de alimentación y nutrición de The Whole Grains Council. De hecho, puede ser suficiente para que busques tu bolsa de quinua.

Sin embargo, cuando todo está dicho y hecho, el farro es en realidad un grano indulgente para cocinar. Simplemente siga las instrucciones del paquete. De lo contrario, si el farro está claramente etiquetado, para el perlado y semiperlado, hierva los granos y cocine a fuego lento tapado durante unos 15 a 25 minutos, o durante 30 a 40 minutos para la variedad de grano integral. De hecho, ahora prefiero el farro entero por su intenso sabor. Sí, debes dejarlo en remojo durante la noche. Pero, ¿es realmente tan difícil verter un par de tazas de agua sobre un poco de grano antes de irse a la cama?

Como todos los granos, el farro está listo, bueno, cuando está listo. Para mí, eso significa cuando está al dente. Pero de cualquier forma que lo prepares, el farro es un grano para saborear. Cambiaré mi bolsa de quinua por una de farro cualquier día de la semana.

Sopa toscana

La receta original de esta sopa, de Vegan Planet: 400 recetas irresistibles con sabores fantásticos de casa y de todo el mundo por Robin Robertson, pidió usar espelta y cocinar la sopa durante 1 1/2 horas. Usé farro semiperlado en lugar de espelta y agregué un poco de orégano y una hoja de laurel, y descubrí que esta sopa no solo era deliciosa, sino que estaba lista en poco tiempo. De hecho, uno de los beneficios de esta receta es que el farro se cocina en el caldo de sopa, y cuando la sopa está lista, también lo está el farro.


Bibliotecas como universidades

  1. Las bibliotecas sirven como la "universidad del pueblo".
    • En una época en la que la educación es cada vez más cara, las bibliotecas públicas brindan información y oportunidades educativas gratuitas para todas las personas, independientemente de su nivel socioeconómico. Ofrecidos por bibliotecas de todo el condado, los programas Hablemos de ello de ALA [36] son ​​ejemplos maravillosos de oportunidades de aprendizaje facilitadas por académicos en las bibliotecas. Además, muchas bibliotecas presentan clases y programas de discusión, y algunas incluso ofrecen cursos de educación continua en línea, como la base de datos Universal Class. [37]
  2. Las bibliotecas ofrecen oportunidades de acceso remoto, lo que hace posible que aquellos que no pueden acceder a la biblioteca puedan acceder a la oferta cultural y educativa de la biblioteca.
    • Además de las bibliotecas móviles y las bases de datos, muchas bibliotecas van más allá para poner sus servicios a disposición de todos. El sistema de bibliotecas del condado de Polk (Florida) ofrece B-Mail, [38] un servicio gratuito de entrega de libros por correo, y en Zimbabwe, los carros tirados por burros brindan servicios de biblioteca a aldeas remotas. [39]
  3. Las bibliotecas van más allá de proporcionar contenido para permitir a los usuarios crear su propio contenido.
    • Los bibliotecarios saben que los usuarios no son solo consumidores de información, son productores de información. Los usuarios utilizan la biblioteca para adquirir conocimientos con el fin de crear sus propias obras nuevas e independientes. Cada vez más bibliotecas ofrecen espacios y servicios que satisfacen las necesidades de las personas que desean aprender a editar Wikipedia, configurar blogs o podcasts, crear sus propias revistas y mucho más. Muchas bibliotecas ofrecen talleres y grupos de arte o escritura, y algunas ofrecen salas de práctica musical para los usuarios. Programas como ImaginOn [40] en Charlotte (N.C.) proporcionan modelos emocionantes que llevan la colaboración, la creatividad y la creación de la comunidad a un nuevo nivel.
  4. Las bibliotecas promueven el discurso civil.
    • El declive del discurso civil se debe en parte al hecho de que es muy fácil para las personas ver noticias, comprar productos y participar —tanto en el mundo virtual como en el real— sólo con personas de antecedentes e ideologías similares. Las bibliotecas públicas, a través de programas como The Human Library [41] y Socrates Café, [42] pueden ayudar a construir pequeñas comunidades diferenciadas que animan a las personas a interactuar y aprender unas de otras a través del diálogo. Al promover activamente el discurso civil a través de estos programas, y al modelar y defender los principios de libre investigación y expresión para todos, las bibliotecas ayudan a las personas a redescubrir la importancia y la creciente necesidad del discurso civil en la vida estadounidense.

El semillero Rowen White sobre la & # 8216Rematriación & # 8217 de semillas a sus tierras nativas

Revista Emergence es una publicación trimestral en línea que explora los hilos que conectan la ecología, la cultura y la espiritualidad. A medida que experimentamos la profanación de nuestras tierras y aguas, la extinción de especies y la pérdida de la conexión sagrada con la Tierra, buscamos historias emergentes. Cada número explora un tema a través de medios digitales innovadores, así como la palabra escrita y hablada. los Revista Emergence El podcast presenta entrevistas exclusivas, ensayos narrados, historias y más.

Rowen White es un Seedkeeper de la comunidad Mohawk de Akwesasne y un activista por la soberanía indígena de las semillas. En esta entrevista en profundidad publicada originalmente en nuestro Food Issue, Rowen comparte lo que las semillas, sus mejores maestros, le han mostrado: que la resiliencia está arraigada en la diversidad y que las semillas tienen el potencial para la restauración de los sistemas vivos que nos nutren. Las semillas, dice, nos reflejan recuerdos codificados de cómo nutrir un sistema alimentario que está arraigado en una cultura de pertenencia. Mientras nos reunimos con seguridad alrededor de la mesa la semana que viene, lo invitamos a considerar nuestra relación con los alimentos que nos nutren y a reflexionar sobre los recuerdos codificados de la siembra y el cuidado que lleva.

Revista Emergence: Una de las líneas de su trabajo se centra en devolver las semillas a sus cuidadores, lugares de nacimiento y tierras originales. ¿Puede hablarnos de por qué esto es tan importante?

Rowen White: Por una multitud de razones, muchas semillas se han trasladado de sus tierras de origen, de las comunidades tribales al exterior. Sabemos que las semillas se mueven y migran. Naturalmente, es parte del viaje de una semilla querer moverse a lo largo de rutas de parentesco y rutas comerciales. El maíz, ella misma, se trasladó desde un valle muy fértil en Oaxaca a todas las regiones del mundo, a través del comercio y por rutas de parentesco.

Pero durante la época de inmensa colonización, desplazamiento y aculturación en los últimos siglos en América del Norte, ha habido algunas desconexiones entre las personas y sus semillas, y también entre las personas y sus tierras ancestrales. A través de cosas como Long Walk y Trail of Tears, las personas han sido reubicadas por la fuerza a otros lugares, a veces llevando esos paquetes de semillas con ellos. Y luego, a veces, esas semillas se intercambiaban, pero no se mantenían vivas en sus comunidades de origen y se encontraban en lugares como el banco de semillas del USDA y los bancos de semillas de acceso público, como Seed Savers Exchange en Iowa y el Field Museum en Chicago y la Universidad de Michigan, muchos lugares donde estas semillas se han encontrado lejos de sus comunidades de origen.

Como hemos estado trabajando con la Red de Conservadores de Semillas Indígenas, como parte del movimiento de soberanía alimentaria indígena más grande en América del Norte, una de las preguntas clave y los desafíos o problemas clave que hemos visto es que las comunidades tribales necesitan acceso nuevamente. a semillas culturalmente significativas, que algunas de estas semillas ya no están disponibles en sus comunidades debido a esas eras de transición. Mucha gente está familiarizada con la palabra "repatriación", que a menudo se usa cuando las comunidades nativas están reclamando objetos funerarios u objetos que han sido robados o retirados de las comunidades tribales, y también restos ancestrales, cuando estos son devueltos de instituciones fuera de su comunidad. de regreso a su comunidad.

Esta es una pieza realmente diferente e interesante; llamamos a este movimiento "rematriación de semillas", porque estas semillas están vivas cuando regresan a casa. Son parientes vivos, que han vuelto a casa después de un largo período fuera, de vuelta a su patria, de vuelta a su comunidad madre. Entonces, la rematriación está atendiendo a esa conexión maternal. En muchas de nuestras comunidades, existe una conexión matrilineal con la Tierra. En muchas de nuestras comunidades, las mujeres llevan los manojos de semillas, y la forma en que estos cantos y ceremonias de semillas se mantienen vivas está en las manos y los corazones de las mujeres. Entonces, estamos reasignando estos paquetes de semillas de las instituciones a las comunidades tribales.

Honestamente, en todo el trabajo que he estado haciendo durante los últimos veinte años, este trabajo de rematriación de semillas es uno de los trabajos más impactantes que he visto, en términos de cuán curativo es. Cuando una comunidad indígena trabaja junta en colaboración con una institución, una organización o un grupo de personas que ancestralmente fueron sus adversarios, cuando trabajan juntas con semillas en el centro, se produce una inmensa cantidad de sanación intergeneracional. Cuando elegimos dejar las heridas a un lado, y dejamos nuestras hachas de guerra a un lado, y trabajamos juntos para cultivar un jardín, para restaurar estas semillas en el lugar que les corresponde, hay una inmensa cantidad de curación que viene con eso. .

Creo que en este tiempo en el que vivimos, especialmente en el clima político en el que vivimos, que habla tanto de la división, las fronteras y la segregación de la gente, creo que el mensaje que llevan estas semillas es un mensaje de reconciliación y reparación, de personas que trabajan juntas transculturalmente para curar heridas que se sienten casi imposibles de curar.

Hay algunas historias increíbles de comunidades con las que hemos estado trabajando, donde existe la generosidad de los pueblos indígenas de estar dispuestos a confiar en estos aliados, y luego los aliados que vienen con tierras y recursos que ayudan a restaurar estas variedades de semillas. de vuelta en sus comunidades tribales posible. Creo que hay tantos mensajes de esperanza que provienen de este movimiento para rematriar la semilla.

Rowen White es un Seedkeeper de la comunidad Mohawk de Akwesasne y un activista por la soberanía indígena de las semillas. Es la directora y fundadora de Sierra Seeds, una cooperativa de semillas orgánicas que se enfoca en la producción y educación de semillas locales, con sede en Nevada City, California. Enseña inmersiones de capacitación sobre semillas creativas en todo el país dentro de comunidades tribales y de pequeños agricultores.


Las semillas reliquia de la Biblioteca Pública de Beloit ofrecen opciones alimentarias sostenibles

BELOIT, Wis. (WIFR) - La Biblioteca Pública de Beloit está recuperando su biblioteca de semillas reliquia, que ofrece diferentes plantas para que los residentes de Beloit las planten en sus huertos familiares.

Los funcionarios de la biblioteca dicen que durante los meses de crecimiento, estas semillas de la herencia fomentan la jardinería y el ahorro de semillas como un medio para proporcionar a la comunidad de Beloit una fuente divertida y asequible de alimentos nutritivos y sostenibles.

Heirloom seeds have a rich history and are open pollinated which means you can save the seeds on an annual basis. Some of the seeds at the Beloit Library have been cultivated for more than 50 years.

“It’s pretty amazing because you’re starting something from a little tiny seed and then it grows and grows into something you can eat, so you know where your food comes from. You grew it then you harvest it. These heirloom seeds have been around a long time they are different than what you would find at your grocery store,” Cathy Frenan of Beloit Public Library said.


Covid-19’s Impact on Libraries Goes Beyond Books

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Thousands of libraries across the United States, including this branch of the Chicago Public Library, have closed down to help slow the spread of Covid-19. Photograph: Max Herman/Getty Images

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

For Jennifer Pearson, the choice was difficult but clear: Shut down the library, or people could die.

“My library was filled with older people,” Pearson says. “I just wanted to go out and scream, ‘Go home. What are you doing here?’ I knew that if we didn't make that move to close the building, they would never stop coming. We were, at that point, doing more harm than good.”

Pearson is the director of the Marshall County Memorial Library in Tennessee, which shut down last Wednesday. She’s also president of the Association for Rural and Small Libraries. The ARSL, along with larger organizations like the American Library Association, has issued a statement recommending that public libraries close their doors amid the Covid-19 pandemic.

The Library of Congress helped lead the charge earlier this month, announcing that it would close all its facilities to the public until April and suspend library-sponsored programs until mid-May. Soon after, public library systems in major cities like New York, San Francisco, and Seattle closed as well. To date, more than 3,000 libraries across the country have followed suit.

Read all of our coronavirus coverage here.

The buildings won’t all just sit empty. In San Francisco, for instance, libraries and other public facilities have been repurposed as “emergency care facilities for children of parents on the front lines of the COVID-19 outbreak and low-income families,” according to a press release from the office of San Francisco mayor London Breed. But, as with every societal disruption wrought by the coronavirus, the closure of libraries can create ripple effects through the communities around them.

“Shutting down libraries has a tremendous impact on the communities that we serve,” says Ramiro Salazar, president of the Public Library Association and director of San Antonio Public Library. “Until they’re closed, sometimes folks don't realize how important libraries are to them.”

“Libraries are one of the few places that anybody can go to without the expectation of having to buy something,” says Darcy Brixey, a Seattle-based library manager who has worked in public and academic libraries for 20 years. She adds, “It’s the very basic thing of being able to go somewhere that you can use the bathroom, or being able to go somewhere and just be warm and dry. That’s called loitering in every other business except a public library.”

Libraries have long served as unofficial day shelters for people experiencing homelessness or housing instability. An especially vulnerable group in the best of times, the homeless face vanishing resources during a global public health crisis. California governor Gavin Newsom said he expects that 60,000 homeless people in California alone could become infected with the coronavirus. The issue is especially acute in smaller towns, where the shelter provided by a library can already be a last resort as it is.

“We don't have a homeless shelter, we don't have other places where they can just be during the day,” Pearson says. “Those people are on their own, and that’s a shame. It breaks my heart, but I don’t know what we can do for them right now.”

Libraries also serve as a lifeline for low-income families. They loan out far more than just books, Brixey says—baking materials, power tools, and general supplies that the more well off may take for granted. Libraries provide social resources for disadvantaged children or seniors, not to mention internet access in rural communities or for those who can’t afford it.

“I think it’s going to daylight a lot more of the equity issues that we have in this country,” Brixey says. “People are going to start seeing people that they never saw before . It’s going to seem small at first, but as the weeks go by, it’s going to become obvious."

It’s not quite all doom and gloom for library patrons. While physical branches may have shut down, many libraries still offer a wealth of digital content for those who have internet access elsewhere. Card holders can take advantage of ebook loans and streaming programs offered by their local libraries.

In general, libraries have also become much more forgiving about item return dates and library card expirations. Some libraries have started offering even more robust online offerings, from upping the allotment of streaming media rentals to hosting online reading sessions. On March 24, the Internet Archive announced it was creating a "National Emergency Library" by suspending wait lists for the 1.4 million books in its digital lending library. The organization says the suspension will remain in place until June 30, or the end of the US national emergency, whichever is later.

“We cannot create a sense of normalcy for them,” Salazar says. “But we can use this new reality to offer something different. That’s what we’re working on. Many of us are challenged, but we’re coming up with good, creative ideas.”

While libraries have struggled during their time in suspended animation, more hardships may come after the coronavirus pandemic runs its course. At this point, an economic recession appears all but inevitable. During economic downturns, library patronage surges, as millions more people are drawn by free and low-cost resources, job-seeking programs chief among them. According to a 2010 report by the ALA, libraries in 24 states had their funding slashed during the recession of the late 2000s. Combine a surplus of increasingly desperate people with an underfunded library staff and things can get ugly.

“We’re probably going to lose staff and lose programming all at a time when people need us the most,” Pearson says. “We’re the helpers during a recession. It’s going to be tough for us to do that, because we’re going to be faced with either flat budgets or declining budgets, because our funders won’t have the money to fund us the way they do in the good economic times.”

Get the Latest Covid-19 News

The hope among library advocates is that the coronavirus closures will spark more awareness of the services the brick-and-mortar institutions offer. A “don’t know what you’ve got until it’s gone” type situation, perhaps, that could generate more public support for libraries moving forward.

“At some point a library is going to save your ass,” Brixey says. “As long as you keep a library central to your life, you will always see how relevant it can be.”

Updated 3-25-2020 11:35 am EDT: This story was updated with information about the Internet Archive's new National Emergency Library.

WIRED is providing unlimited free access to stories about the coronavirus pandemic. Sign up for our Coronavirus Update to get the latest in your inbox.


The 10 Best Seed Companies for Heirloom and Non-GMO Seeds

There are surely hundreds of great, family-owned seed businesses I have never heard of out there—and new companies seem to pop up every day. I can only recommend the companies whose seeds I have personally purchased and planted in the region of the U.S. that I have lived in.

If you have any questions about a seed company that is not listed here or on the Safe Seed Pledge list, just give them a call!

I recommend that you consider your valores, tu gardening needs y tu local climate/region when choosing your seed sources.

Seed Savers Exchange (Decorah, IA)

The Seed Savers Exchange (SSE) is a organización sin ánimo de lucro working to save heirloom garden seed from extinction. Their focus is on preserving varieties of seed that gardeners and farmers bring to North America when their families immigrate(d), and traditional varieties grown by American Indians, Mennonites and the Amish.

SSE’s 8,000 members grow heirloom varieties of vegetables, fruits and grains from all over the world, and offer them for exchange to other members in their amazing annual yearbook that has over 450 pages. You can find almost extinct varieties of seed to try in your garden, and all the money you spend with the Seed Saver’s Exchange goes to helping protect seed biodiversity.

This is, hands-down, my favorite place to look for seeds and exciting new plant varieties for my garden.

Baker Creek Heirloom Seeds (Mansfield, MO)

Baker Creek is a family-owned business offering a gorgeous catalog and website with over 1,800 varieties of vegetables, flowers and herbs—one of the largest selections of heirloom varieties in the U.S.

Baker Creek also carries one of the largest selections of seeds from the Siglo 19, including many Asian and European varieties. They also specialize in rare and hard-to-find heirloom seeds from over 75 different countries. The company’s mission is to promote and preserve our agricultural and culinary heritage.

Clear Creek Seeds (Hulbert, OK)

Clear Creek is a small, family-owned business specializing exclusively in open-pollinated, heirloom seed varieties, including flowers, herbs and vegetables. They also offer several variety packs for even more value, like the Pollinator Pack and the Salsa Pack.

They have a smaller selection, but as a small company, they are able to provide warm, highly personal customer service, estupendo prices and fast delivery.

MIGardener (Port Huron, MI)

MIgardener is a small, Michigan seed company that has over 700 rare and unique vegetable, fruit, and flower seeds. All of their stock is heirloom and organic grown by small family farms—and most seed packets cost only two dollars! Both the MIGardener website and their storefronts in the U.S. provide free workshops and information on everything from gardening to drying herbs to beekeeping!

Fedco Seeds (Waterville, ME)

Fedco is a cooperative business where consumer members own 60 percent, and employee members own 40 percent. Because the cooperative doesn’t have an individual owner, profit isn’t its primary goal, so their seeds and other products are quite affordable.

Fedco evaluates hundreds of varieties of hybrid, open-pollinated and heirloom seeds and plants at multiple sites, identifying the ones that are particularly productive, flavorful and suited to the northeastern U.S. climate.

Botanical Interests (Broomfield, CO)

Botanical Interests is a 25-year old small seed company that carries over 600 varieties of seed, including hundreds of heirlooms and certified organic vegetables, herbs and flowers. You can often find a stand of Botanical Interest seed packets at Whole Foods and other natural grocery stores in the U.S. Their seed packets are some of the most interesting, useful and informative in the industry.

Botanical Interests has both a seed donation program and a seed fundraising program for schools, shelters, and churches in the U.S.

Peaceful Valley Farm & Garden Supply (Grass Valley, CA)

Peaceful Valley is a seed company dedicated to organic food production that carries a large assortment of veggie seeds, cover crops, native grasses, pasture and lawn seed, wildflowers, fruit trees and berries, potatoes, onions and garlic. They also offer a great selection of gardening tools, pest control, season-extending products, composting supplies, growing, propagating and irrigation equipment, and books.

Peaceful Valley offers special pricing programs for farmers, school gardens and landscaping businesses.

Johnny’s Selected Seeds (Winslow, ME)

Johnny’s is a large, well-known employee-owned seed company that has more than 1,200 varieties of hybrid, open pollinated and heirloom vegetables, medicinal, culinary herbs and flowers, including a few varieties they have developed and patented themselves. If you are homesteading, farming or market gardening, they offer large quantities of seed, as well as a variety of cover crops to keep your soil in good shape.

Johnny’s also has high quality gardening tools, equipment and accessories, cover crop seed, soil amendments and organic pest control products. Their extensive site and catalog is full of detailed growing instructions and helpful tips, even if you don’t buy seeds from them.

Territorial Seed Company (Cottage Grove, OR)

Territorial Seed is a large, family-owned company whose mission is to improve people’s self-sufficiency and independence by enabling gardeners to produce an abundance of good tasting, fresh-from-the-garden food. They trial and evaluate all their seeds at their farms, and the live plants that they offer are raised in their farm greenhouses. They offer hybrid, open-pollinated and heirloom seed varieties.

Territorial’s germination standards are higher than prescribed by the Federal Seed Act and their farm is certified USDA Organic, Biodynamic® by Demeter USA, and Salmon-Safe by Salmon-Safe Inc. They have a 100% satisfaction guarantee.

Seeds of Change (Rancho Dominguez, CA)

Seeds of Change was acquired by the Mars company, which has supported GMOs in their food products. Unfortunately, since the demand for healthy, organic products is so high, muchos organic brands (like Annie’s, Erewhon, Horizon, Plum Organics, and more) have been bought out by large industrial food corporations (like General Mills, Coca-Cola, etc.) who want a piece of the market.

It’s up to you to decide if you want to continue to purchase these brands, despite their new ownership.

However, ownership notwithstanding, you should know that Seeds of Change offers 100% certified organic open-pollinated, hybrid and heirloom seeds, and they grow all their own seeds on their research farm or within their network of organic farmers. They have also signed the Safe-Seed Pledge.

The reason I mention them here is that, because they have the marketing power of a large corporation behind them, you can get their seeds at Home Depot, Lowe’s, Walmart, Whole Foods, and lots of other retail chains. Seeds of Change is the only organic, open-pollinated seed company available at mainstream stores nationwide, which makes organic, open-pollinated seed accessible to anyone—including the majority of people who haven’t considered the value of organic, open-pollinated seeds before.

So if you don’t shop online (like my mom), or you’re new to gardening and don’t know where to start, you can easily pick up Seeds of Change organic, open-pollinated seeds for your garden while you are out running errands.

You can find more seed companies that have signed the Safe Seed Pledge here.